Este mes, te damos las claves de una postura que no pertenece a ninguna famila en concreto de posturas y a todas a la vez. Es una postura que va a ayudarte a recuperar energía y a eliminar la fatiga. Con Adhomukha, tu corazón descansará y todas las células de tu cerebro se nutrirán.

Adhomukha svanasana o El perro boca abajo, es siempre un link interesante para conectar con otra familia de posturas durante la secuencia.

Más allá del estiramiento que implica, la postura del Perro boca abajo, tiene unas acciones muy claras a las que hay que prestar atención:

¿Dónde comienza esta postura?

Adhomukha svanasana debe tener su inicio en las manos. La acción de estiramiento desde la palma de las manos es fundamental; Más aún, hay que entender cómo la base del pulgar al presionar contra el suelo, puede dar vida al brazo.
A partir de aquí, la presión de la muñeca interna, combinada con la acción de girar el triceps hacia el suelo, aportarán potencia y elevación del brazo. La elevación trae el alargamiento de las axilas, que simultáneamente, irán elevando los laterales del cuerpo.
Ahora entran en juego las piernas. Si la ayuda de los muslos frontales e internos es correcta, será efectiva la acción de levantar la pelvis: hacerla alta desde los isquiones y redonda desde el movimiento de los glúteos. Y hablando de las piernas, también es importante entender que la pierna posterior debe alargarse completamente hacia los tobillos; Y que, en el momento de querer bajarlos, no puedes perder la altura de la pelvis. 
Todas estas acciones, te obligan a alargar más la columna desde las manos, para sostener la pelvis a la altura máxima.

¿Cuál es la manera más sencilla de «entrar» en esta postura?

Se puede entrar en Adhomukha Svanasana desde Adho mukha vrirasana o Uttanasana, pero de manera más simple: Manos en el suelo, rodillas en el suelo, pies flexionados, e inciar la secuencia de acciones descritas más arriba desde la base del pulgar!
Feliz práctica!