Tania

El MFJ fué duante siglos exclusivo de la familia imperial japonesa

Hola, soy Tania, terapeuta manual con técnicas osteopáticas y Kobido.

Por su sofisticación, delicadeza y asombroso efecto rejuvenecedor, el masaje facial japonés estuvo reservado durante siglos, exclusivamente para la familia imperial y miembros de la realeza.

El masaje facial japonés es el tratamiento natural más efectivo para mejorar la condición de la piel del cuello y de la cara.

Tiene como objetivo producir resultados inmediatos de elevación y firmeza, mejorar el flujo sanguíneo en la zona, eliminar toxinas y células muertas.

El resultado es una piel brillante, fresca y luminosa en un rostro sereno y radiante.

Sobretodo previene y en parte reduce el impacto del proceso de envejecimiento facial y libera la energía y tensiones bloqueadas en los músculos faciales y del cuello.

Es un masaje rápido y rítmico que estimula el sistema nervioso (actúa sobre los pares craneales). Mejora la circulación de la sangre propiciando la nutrición celular y el flujo linfático.

Además está muy vinculado a la Medicina Tradicional China, cuyos orígenes se remontan al 2697 a.C. Así que además de trabajar el aspecto físico de la persona, se busca preservar un equilibrio por todo el organismo y activar el médico que llevamos dentro para evitar la aparición de la enfermedad.