Postura del Mes.

Salamba Sarvangasana es la «reina» de las posturas o Asanas, la que nutre al practicante.

Este Asana se ocupa de mantener la felicidad y la armonía. Actúa implicando a todos los sistemas que componen al ser humano. Su nombre «Sarvanga» se refiere a su característica principal, que es la de influir sobre todas las partes del cuerpo.
Empezamos este curso de práctica con  esta postura ya que siempre me ha creado, después de hacerla, un estado mental y anímico muy específico. Es como si entrara en un estado neutral pacífico, que siempre ha sido un reto para mí.
En el método Iyengar, se practica de manera muy diferente a otros estilos de yoga. Se utilizan al menos 4 mantas o una base de poliéster de unos cuantos centímetros. Esto asegura una correcta y saludable posición del cuello, y crea los beneficios necesarios que son característicos de esta postura. Las mantas se colocan, en el método Iyengar, de manera que la parte posterior de la cabeza toque el suelo y el tercio inferior del cuello toque la manta. Un cinturón nos ayudará a mantener la rotación correcta de los hombros y mantener elevados los trapecios. Pero entraremos en detalles un poco más adelante, para explicar cómo se entra en la postura.
De la enseñanza de Sri Guruji, éstas son sus palabras con respecto a  Salamba Sarvangasana:

En un estiramiento total, se crea una transformación química en el cerebro y el cuerpo se vuelve ligero, fresco, firme y calmado. No existen los pensamientos y la mente sólo se puede mover en el interior del cuerpo.

Entonces ya no necesitamos buscar el acercamiento al «sí-mismo», ya que éste se produce de manera espontánea y natural cuando la postura es correcta.

De estas mismas palabras se entiende cuánto es importante para la práctica este asana, tanto si somos principiantes, intermedios o avanzados.
Eentonces…

¿Cuáles son sus beneficios?

Actúa a nivel glandular, muscular, esquelético, nervioso y respiratorio. Y sobre todo prepara la mente y la consciencia para estadios superiores.
Beneficia al sistema glandular, cuyos órganos son regenerados eliminando sus  toxinas y frenando su decaimiento. Llena al practicante de energía.
Si se practica con regularidad, Sarvangasana otorga al practicante fuerza, vitalidad y seguridad en sí mismo.
Calma los nervios y purifica el sistema nervioso dando una sensación de mente tranquila y neutral. Nuestros sentidos de percepción se volcarán, de manera natural, hacia nuestro interior.
En la postura Sarvangasana, se produce de manera completamente natural uno de los «Bandhas» más importantes del yoga: Jaladhara Bandha, fundamental en la práctica del Pranayama. Y prepara los sentidos (Pratyahara), para replegarse sobre sí mismos permitiendo que la mente entre en un estado de reflexión interior.
Producir Jaladhara Bandha repercute sobre las glándula tiroides y  paratiroides, manteniendo su salud.
Normalmente, en el método Iyengar, Sarvangasana hace de cierre después de toda la práctica para preparar el sistema nervioso y al practicante a Savasana. Por esta razón, greneralmente se debe practicar después se Sirsasana y al final.
En prácticas más avanzadas sí que se puede introducir al inicio de la práctica. Pero su función será otra y  siempre respecto a las posturas que vienen justo después. De hecho, Geeta, la hija de Iyengar, en su libro » Yoga para la mujer», en las  tablas de prácticas avanzadas nos sugiere colocarla al principio de la sesión, justo después de Sirsasana. El por qué lo hace merece otro post más adelante.

¿Qué necesitas?

Se aconseja aprender a practicar Salamba Sarvangasana a través de un profesor certificado en el método Iyengar. Los requisitos necesarios son un dominio de las posturas de pie y de algunas posturas  supinas abdominales que confieran a la columna vertebral la flexibilidad y fuerza necesaria para mantenerla con seguridad. De esta forma podremos realizar esta postura por más tiempo, pudiendo avanzar en mejorarla y obtener aún más sus efectos.

¿Qué  tienes que cuidar?

Las personas que sufran de presión alta, problemas cervicales como hernias discales, problemas de oído o de corazón, NO deben ejecutar Salamba Sarvangasana sin la ayuda de un profesor certificado de Iyengar. Un profesor certificado siempre va a poder orientarte en una variante de la postura para que tú también puedas beneficiarte.
Siendo una postura invertida, no se realiza durante la menstruación. Justo en este punto, muchas mujeres me preguntan el por qué, pero la respuesta es bastante intuitiva: La sangre no sigue su curso natural en esta postura; Y como hemos comentado anteriormente, Sarvangasana influye sobre las glándulas del sistema hormonal que durante el periodo menstrual no deben ser disturbadas.

¿Cómo entramos en la postura si somos principiantes?

Sobre todo al inicio, siempre se aconseja la ayuda de un profesional cualificado.
  • -

    Nos tumbamos sobre las mantas de manera que la parte posterior de la cabeza toque el suelo y el tercio inferior del cuello toque las mantas.

    Con ayuda de los brazos, haciendo presión contra las mantas, levantamos las piernas y colocamos las manos sujetando la espalda a la altura de las dorsales.

    Cuando deseemos, llevar las piernas hacia arriba y hacia atrás. Es mejor, para ayudar en la transición, colocar una silla o estar frente a una pared cuya distancia es la de las piernas.

  • -

    Los pies separados en el suelo. Luego liberamos los hombros cruzando los pulgares.

  • -

    Baja bien las manos en la espalda, hacia las dorsales superiores. Las piernas dobladas. La barbilla toca el pecho.

    Desde aquí eleva los pies hacia el techo y exponemos al máximo el pubis hacia el techo, moviendo la pelvis hacia el frente.

  • -

    Estiramos aún más las piernas hacia el techo, manteniendo e incrementando el gesto anterior de la pelvis.

    Bajamos aún más las manos en la espalda, cerca de los omoplatos, para sujetar bien la espalda y elevarla.

    No permitir que los codos se separen (por esta razón usamos el cinturón).

    Las piernas muy estiradas tiran de toda la postura hacia el techo. Las manos ayudan elevando la espalda. La mirada baja.

¿Y tú?
¿Has probado ya esta postura?
¿Qué beneficios crees que te aporta?
¿Qué dificultades encuentras al hacerla?